miércoles, noviembre 04, 2009

"LA ISLA DESIERTA" (Roberto Arlt)





"LA ISLA DESIERTA"

BURLERÍA EN UN ACTO

PERSONAJES:

EL JEFE
MANUEL
MARÍA
EMPLEADO 1º
EMPLEADO 2º
TENEDOR DE LIBROS
EMPLEADA 1ª
EMPLEADA 2ª
EMPLEADA 3ª
CIPRIANO (MULATO)
DIRECTOR

ACTO ÚNICO

ESCENA

Oficina rectangular blanquísima, con ventanal a todo lo ancho del salón, enmarcando un cielo infinito caldeado en azul. Frente a las mesas escritorios, dispuestos en hilera como reclutas, tarbajan, inclinados sobre las máquinas de escribir, los empleados. En el centro y en el fondo del salón, la mesa del JEFE, emboscado tras unas gafas negras y con el pelo cortado como la pelambre de un cepillo. Son las dos de la tarde, y una extrema luminosidad pesa sobre estos desdichados simultáneamente encorvados y recortados en el espacio por la desolada simetría de este salón de un décimo piso.

EL JEFE.- Otra equivocación, Manuel.

MANUEL.- ¿Señor?

EL JEFE.- Ha vuelto a equivocarse, Manuel.

MANUEL.- Lo siento, señor.

EL JEFE.- Yo también. (Alcanzándole la planilla.) Corríjala. (Un minuto de silencio.)

EL JEFE.- María.

MARÍA.- ¿Señor?

EL JEFE.- Ha vuelto a equivocarse, María.

MARÍA.- (Acercándose al escritorio de EL JEFE.) Lo siento, señor.

EL JEFE.- También yo lo voy a sentir cuando tenga que hacerlos echar. Corrija. (Nuevamente hay otro minuto de silencio. Durante este intervalo pasan chimeneas de buques y se oyen las pitadas de un remolcador y el bronco pito de un buque. Automáticamente todos los EMPLEADOS enderezan las espaldas y se quedan mirando la ventana. )

EL JEFE.- (Irritado.) ¡A ver si siguen equivocándose! (Pausa.)

EMPLEADO 1º.- (Con un apagado grito de angustia.) ¡Oh! no; no es posible. (Todos se vuelven hacia él.)

EL JEFE.- (Con venenosa suavidad.) ¿Qué no es posible, señor?

MANUEL.- No es posible trabajar aquí.

EL JEFE.- ¿No es posible trabajar aquí? ¿Y por qué no es posible trabajar aquí? (Con lentitud.) ¿Hay pulgas en las sillas? ¿Cucarachas en la tinta?

MANUEL.- (Poniéndose de pie y gritando.) ¡Cómo no equivocarse! ¿Es posible trabajar sin equivocarse aquí? Contéstame. ¿Es posible trabajar sin equivocarse aquí?

EL JEFE.- No me falte, Manuel. Su antigüedad en la casa no lo autoriza a tanto. ¿Por qué se arrebata?

MANUEL.- Yo no me arrebato, señor. (Señalando la ventana.) Los culpables de que nos equivoquemos son esos malditos buques.

EL JEFE.- (Extrañado.) ¿Los buques? (Pausa.) ¿Qué tienen los buques?

MANUEL.- Sí, los buques. Los buques que entran y salen, chillándonos en las orejas, metiéndosenos por los ojos, pasándonos las chimeneas por las narices. (Se deja caer en la silla.) No puedo más.

TENEDOR DE LIBROS.- Don Manuel tiene razón. Cuando trabajábamos en el subsuelo no nos equivocábamos nunca.

MARÍA.- Cierto; nunca nos sucedía esto.

EMPLEADA 1ª.- Hace siete años.

EMPLEADO 1º.- ¿Ya han pasado siete años?

EMPLEADO 2º.- Claro que han pasado.

TENEDOR DE LIBROS.- Yo creo, jefe, que estos buques, yendo y viniendo, son perjudiciales para la contabilidad.

EL JEFE.- ¿Lo creen?

MANUEL.- Todos lo creemos. ¿No es cierto que todos lo creemos?

MARÍA.- Yo nunca he subido a un buque, pero lo creo.

TODOS.- Nosotros también lo creemos.

EMPLEADA 2ª.- Jefe, ¿ha subido a un buque, alguna vez?

EL JEFE.- Y para qué un jefe de oficina necesita subir a un buque?

MARÍA.- ¿Se dan cuenta? Ninguno de los que trabajan aquí ha subido a un buque.

EMPLEADA 2ª.- Parece mentira que ninguno haya viajado.

EMPLEADO 2º.- ¿Y por qué no ha viajado usted?

EMPLEADA 2ª.- Esperaba casarme...

TENEDOR DE LIBROS.- Lo que es a mí, ganas no me han faltado.

EMPLEADO 2º.- Y a mí. Viajando es como se disfruta.

EMPLEADO 3º.- Vivimos entre estas cuatro paredes como en un calabozo.

MANUEL.- Cómo no equivocarnos. Estamos aquí suma que te suma, y por la ventana no hacen nada más que pasar barcos que van a otras tierras. (Pausa.) A otras tierras que no vimos nunca. Y que cuando fuimos jóvenes pensamos visitar.

EL JEFE.- (Irritado.) ¡Basta! ¡Basta de charlar! ¡Trabajen!

MANUEL.- No puedo trabajar.

EL JEFE.- ¿No puede? ¿Y por qué no puede, don Manuel?

MANUEL.- No. No puedo. El puerto me produce melancolía.

EL JEFE.- Le produce melancolía. (Sardónico.) Así que le produce melancolía. (Conteniendo su furor.) Siga, siga su trabajo.

MANUEL.- No puedo.

EL JEFE.- Veremos lo que dice el Director General. (Sale violentamente.)

MANUEL.- Cuarenta años de oficina. La juventud perdida.

MARÍA.- ¡Cuarenta años! ¿Y ahora?...

MANUEL.- ¿Y quieren decirme ustedes para qué?

EMPLEADA 3ª.- Ahora lo van a echar...

MANUEL.- ¡Qué me importa! Cuarenta años de Debe y Haber. De Caja y Mayor. De Pérdidas y Ganancias.

EMPLEADA 2ª.- ¿Quiere una aspirina, Don Manuel?

MANUEL.- Gracias, señorita. Esto no se arregla con aspirina. Cuando yo era joven creía que no podría soportar esta vida. Me llamaban las aventuras... los bosques. Me hubiera gustado ser guardabosques. O cuidar un faro...

TENEDOR DE LIBROS.- Y pensar que a todo se acostumbra uno.

MANUEL.- Hasta a esto...

TENEDOR DE LIBROS.- Sin embargo, hay que reconocer que estábamos mejor abajo. Lo malo es que en el subsuelo hay que trabajar con luz eléctrica.

MARÍA.- ¿Y con qué va a trabajar uno si no?

EMPLEADO 1º.- Uno estaba allí tan tranquilo como en el fondo de una tumba.

TENEDOR DE LIBROS.- Cierto, se parece a una tumba. Yo muchas veces me decía: "Si se apaga el sol, aquí no nos enteramos"...

MANUEL.- Y de pronto, sin decir agua va, nos sacan del sótano y nos meten aquí. En plena luz. ¿Para qué queremos tanta luz? ¿Podés decirme para qué queremos tanta luz?

TENEDOR DE LIBROS.- Francamente, yo no sé...

EMPLEADA 2ª.- El jefe tiene que usar lentes negros...

EMPLEADO 2º.- Yo perdí la vista allá abajo...

EMPLEADO 1º.- Sí, pero estábamos tan tranquilos como en el fondo del mar.

TENEDOR DE LIBROS.- De allí traje mi reumatismo. (Entra el ordenanza CIPRIANO, con un uniforme color canela y un vaso de agua helada. Es MULATO, simple y complicado, exquisito y brutal, y su voz por momentos persuasiva.)

MULATO.- ¿Y el Jefe?

EMPLEADA 2ª.- No está. ¿No ve que no está?

EMPLEADO 2º.- Fue a la Dirección...

MULATO.- (Mirando por la ventana.) ¡Hoy llegó el "Astoria"! Yo lo hacía en Montevideo.

EMPLEADA 2ª.- (Acercándose a la ventana.) ¡Qué chimeneas grandes tiene!

MULATO.- Desplaza cuarenta y tres mil toneladas...

EMPLEADO 1º.- Ya bajan los pasajeros...

MANUEL.- Y nosotros quisiéramos subir.

MULATO.- Y pensar que yo he subido a casi todos los buques que dan vuelta por los puertos del mundo.EMPLEADO 2º.- Hablaron mucho los diarios...

MULATO.- Sé los pies que calan. En qué astilleros se construyeron. El día que los botaron. Yo, cuando menos, merecía ser ingeniero naval.

EMPLEADO 2º.- Vos, ingeniero naval... No me hagas reír.

MULATO.- O capitán de fragata. He sido grumete, lavaplatos, marinero, cocinero de veleros, maquinista de bergantines, timonel de sampanes, contramaestre de paquebotes...

EMPLEADO 2º.- ¿Por donde viajaste? ¿Por la línea del Tigre o por la de Constitución?

MULATO.- (Sin mirar al que lo interrumpe.) Desde los siete años que doy vueltas por el mundo, y juro que jamás en la vida me he visto entre chusma tan insignificante como la que tengo que tratar a veces...

MARÍA.- (A empleada 1ª.) A buen entendedor...

MULATO.- Conozco el mar de las Indias. El Caribe, el Báltico... hasta el océano Ártico conozco. Las focas, recostadas en los hielos, lo miran a uno como mujeres aburridas, sin moverse...

EMPLEADO 2º.- ¡Che, debe hacer un fresco bárbaro por ahí!

EMPLEADA 2ª.- Cuente, Cipriano, cuente. No haga caso.

MULATO.- (Sin volverse.) Aviada estaría la luna si tuviera que hacer caso de los perros que ladran. En un sampán me he recorrido el Ganges. Y había que ver los cocodrilos que nos seguían...

MARÍA.- No sea exagerado, Cipriano.

MULATO.- Se lo juro, señorita.

EMPLEADO 2º.- Indudablemente, este no pasó de San Fernando.

MULATO.- (Violento.) A mí nadie me trata de mentiroso, ¿sabe? (Arrebatado, se quita la chaquetilla, y luego la camisa, que muestra una camiseta roja, que también se saca.)

EMPLEADA 1ª.- ¿Qué hace, Cipriano?

EMPLEADA 2ª.- ¿Está loco?

EMPLEADA 3ª.- Cuidado, que puede venir el jefe.

MULATO.- Vean, vean estos tatuajes. Digan si estos son tatuajes hechos entre la línea del Tigre o Constitución. Vean...

EMPLEADA 2ª.- ¡Una mujer en cueros!

MULATO.- Este tatuaje me lo hicieron en Madagascar, con una espina de tiburón.

EMPLEADO 2º.- ¡Qué mala espina!

MULATO.- Vean esta rosa que tengo sobre el ombligo. Observen que delicadeza de pétalos. Un trabajo de indígenas australianos.

EMPLEADO 2º.- ¿No será una calcomanía?

EMPLEADA 2ª.- ¡Qué va a ser calcomanía! Este es un tatuaje de veras.

MULATO.- Le aseguro, señorita, que si me viera sin pantalones se asombraría...

TODOS.- ¡Oh... ah!...

MULATO.- (enfático.) Sin pantalones soy extraordinario.

EMPLEADA 1ª.- No se los pensará quitar, supongo.

MULATO.- ¿Por qué no?

EMPLEADA 3ª.- No, no se los quite.

MULATO.- No voy a quedar desnudo por eso. Y verán qué tatuajes tengo labrados en las piernas.

EMPLEADA 1ª.- Es que si entra alguien...

EMPLEADA 3ª.- Cerrando la puerta. (Va a la puerta.)

MULATO.- (Quitándose los pantalones y quedando con un calzoncillo corto y rojo con lunares blancos.)) Miren estos dibujos. Son del más puro estilo malasio. ¿Qué les parece esta guarda de monos pelando bananas? (Murmullos de "Oh... ah...") Lo menos que merezco es ser capitán de una isla. (Toma un pliego de papel madera y rasgándolo en tiras se lo coloca alrededor de la cintura.) Así van vestidos los salvajes de las islas.

EMPLEADA 1ª.- ¿A las mujeres también les hacen tatuajes?...

MULATO.- Claro. ¡Y qué tatuajes! Como para resucitar a un muerto.

EMPLEADA 2ª.- ¿Y es doloroso tatuarse?

MULATO.- No mucho... Lo primero que hace el brujo tatuador es ponerlo a uno bajo un árbol...

EMPLEADA 2ª.- Uy, que miedo.

MULATO.- Ningún miedo. El brujo acaricia la piel hasta dormirla. Y uno acaba por no sentir nada.

EMPLEADO 1º.- Claro...

MULATO.- Siempre bajo los árboles hay hombres y mujeres haciéndose tatuar. Y uno termina por no saber si es un hombre, un tigre, una nube o un dragón.

TODOS.- ¡Oh, quién lo iba a decir! ¡Si parece mentira!

MULATO.- (Fabricándose una corona con papel y poniéndosela.) Los brujos llevan una corona así y nadie los mortifica.

EMPLEADA 1ª.- Es notable.

EMPLEADA 2ª.- Las cosas que se aprenden viajando...

MULATO.- Allá no hay jueces, ni cobradores de impuestos, ni divorcios, ni guardianes de plaza. Cada hombre toma a la mujer que le gusta y cada mujer al hombre que le agrada. Todos viven desnudos entre las flores, con collares de rosas colgantes del cuello y los tobillos adornados de flores. Y se alimentan de ensaladas de magnolias y sopas de violetas.

TODOS.- Eh, eh...

EMPLEADA 2ª.- ¡Eh! ¡Cipriano, que no nacimos ayer!

MULATO.- Juro que se alimentan de ensaladas de magnolias.

TODOS.- No.

MULATO.- Sí.

EMPLEADO 2º.- Mucho... mucho...

MULATO.- Digo que sí. Y además los árboles están siempre cargados de toda clase de fruta.

MANUEL.- No será como la que uno compra aquí, en la feria.

MULATO.- Allá no. Cuelgan libremente de las ramas y quien quiere, come, y quién no quiere, no come... y por la noche, entre los grandes árboles, se encienden fogatas y ocurre lo que es natural que ocurra entre hombres y mujeres.

EMPLEADA 1º.- ¡Qué países, qué países!

MULATO.- Y digo que es muy saludable vivir así libremente. Al otro día la gente trabaja con más ánimo en los arrozales y si uno tiene sed (toma el vaso de agua y bebe.) parte un coco y bebe su deliciosa agua fresca.

MANUEL.- (Tirando violentamente un libro al suelo.) ¡Basta!

MULATO.- ¿Basta qué?

MANUEL.- Basta de noria. Se acabó. Me voy.

EMPLEADA 2ª.- ¿A dónde va, don Manuel?

MANUEL.- A correr mundo. A vivir la vida. Basta de oficina. Basta de malacate. Basta de números. Basta de reloj. Basta de aguantarlo a este otro canalla. (Señala la mesa del jefe.) (Pausa.)

EMPLEADO 1º.- ¿Quién es el otro?

TODOS.- ¿Quién es?

MANUEL.- (Perplejo.) El otro... el otro... el otro... soy yo.

EMPLEADA 3ª.- ¡Usted, don Manuel!

MANUEL.- Sí, yo; que desde hace veinte años le llevo los chismes al jefe. Mucho tiempo hacía que me amargaba este secreto. Pero trabajábamos en el subsuelo. Y en el subsuelo las cosas no se sienten.

TODOS.- ¡Oh!...

EMPLEADO 1º.- ¿Qué tiene que ver el subsuelo?

MANUEL.- No sé. La vida no se siente. Uno es como una lombriz solitaria en un intestino de cemento. Pasan los días y no se sabe cuándo es de día, cuándo es de noche. Misterio. (Con desesperación.) Pero un día nos traen a este décimo piso. Y el cielo, las nubes, las chimeneas de los transatlánticos se nos entran. Desnudas de los pies a la cabeza. Con collares de flores. Que se alimentan de ensaladas de magnolias. Y hermosos hombres desnudos. Que bailan bajo los árboles, como ahora nosotros bailamos aquí...

La hoja de la bananera

De verde ya se madura

Quien toma prenda de joven

Tiene la vida segura.

(La danza se ha ido generalizando a medida que habla el MULATO, y los viejos, los empleados y las empleadas giran en torno de la mesa, donde como un demonio gesticula, toca el tambor y habla el condenado negro.)

Y bailan, bailan, bajo los árboles cargados de frutas.

De aromas...

(Histéricamente todos los hombres se van quitando los sacos, los chalecos, las corbatas; las muchachas se recogen las faldas y arrojan los zapatos. El MULATO bate frenéticamente la tapa de la máquina de escribir. Y cantan un ritmo de rumba.)

La hoja de la bananera...

EL JEFE.- (Entrando bruscamente con el DIRECTOR con voz de trueno.) ¿Qué pasa aquí?

MARÍA.- (Después de alguna vacilación.) Señor... esta ventana maldita y el puesto... Y los buques... esos buques malditos...

EMPLEADA 2ª.- Y este negro.

DIRECTOR.- Oh... comprendo... comprendo. (Al JEFE). Despida a todo el personal. Haga poner vidrios opacos en la ventana.

TELÓN

No hay comentarios.: