ARCHIVO

lunes, marzo 19, 2007

En CLARIN.COM:"Nueva York: usan las cámaras de vigilancia para hacer teatro"



CULTURA : EL ARTE URBANO TRAS EL 11-S

Nueva York: usan las cámaras de vigilancia para hacer teatro


Un grupo de actores aprovecha los dispositivos de seguridad de la ciudad. Brindan sorpresivas funciones que buscan alertar sobre la pérdida de la privacidad.


Andrés Hax
ahax@clarin.com



En 1948 el escritor inglés George Orwell publicó su novela más famosa, 1984. Allí retrata un sociedad futura donde, entre otras cosas, cada ciudadano es vigilado por el Gran Hermano 24 horas al día, en el lugar donde esté, por cámaras visibles y ocultas. Aunque Orwell concibió su novela como una fábula para advertir sobre la amenaza del totalitarismo comunista, por lo contrario, se ha convertido en una profecía sobre la sociedad capitalista, híper-tecnologizada de hoy. Por lo menos en lo que se trata de la videovigilancia. Para dar un solo ejemplo: según un artículo reciente en la BBC, hay más de 4 millones de cámaras de vigilancia en el Reino Unido; una por cada 14 personas. Están en las calles, los negocios, los shoppings y hasta en los baños públicos. Es un fenómeno que se replica en todas las grandes urbes del planeta y, por supuesto, con más ímpetus en el mundo post 11-S.

En Buenos Aires, el ministro del Interior ha puesto las cámaras de vigilancia del subte on line (se llama Subte Alerta) para que cada ciudadano pueda hacer de gran hermano de los otros. Con solo poner "Buenos Aires, cámaras en vivo" en Google se pueden acceder a decenas de pantallas que espían la vida de la ciudad. El sentido común relaciona esta vigilancia con mayor seguridad, pero pierde de vista sus inconvenientes políticos.

Como reacción, proliferan grupos de artistas que advierten que este acostumbramiento a la vigilancia pública se paga con la violación sutil del derecho a la privacidad. Asi surgió en Nueva York el paradigmático Surveillance Camera Players (La tropa de actores de las cámaras de vigilancia). Es un grupo teatral fundado en Nueva York en 1996 que acaba de celebrar su primera década de actividad con la publicación del libro We Know You are Watching (Sabemos que están mirándonos).

Bill Brown, fundador de la troupe, le explicó a Clarín la génesis del grupo, su modus operandi, y sus actuales proyectos. "La pregunta que queremos plantarle a la sociedad con nuestro trabajo es ¿No es un derecho básico poder mantenerse anónimo en lugares públicos como Times Square, donde ahora se encuentran más de 200 cámaras? ¿Qué derechos tienen las empresas privadas, las agencias del gobierno y hasta usuarios comunes de Internet de vigilarnos, sacarnos fotos y hacer después lo que se antoja con eso?"

Para responder estas preguntas los Surveillance Camera Players montan acciones que se asemejan a los happenings de Alan Kaprow en los 60 y 70 o las más actuales flashmob (esas reuniones espontáneas que se convocan por celular o Internet como el reciente y banal almohadazo de Palermo). Brown y su compañía se acercan a un lugar que esté vigilado por una cámara y actúan una obra original o una adaptación, con un método que es mitad teatro mudo, mitad pantomima. Su "estreno mundial" fue una versión de Ubu Roi de Alfred Jarry actuado en la estación de tren Union Square. Ingresando "Surveillance Camera Players" en el buscador de You Tube se puede acceder a un video de una versión de 1984 que el grupo montó en los túneles del metro de Manhattan. El sitio www.notbored.org documenta sus activi dades y compila un gran archivo de artículos vinculados con el tema actual de la vigilancia.

Para Brown las cámaras, aparte de ser una amenaza a la privacidad del ciudadano, son emblema de una gama variada de dispositivos que están construyendo una sociedad de control absoluta. "Los teléfonos celulares con sus chips GPS, el rastreo de información personal en sitios de Internet, el uso actual de chips de radiofrecuencia en los pasaportes nuevos, la vigilancia satelital. Todas estas cosas se van potenciando hasta el punto que no quedará ni un aspecto de nuestra vida que sea privada". Ojo.


No hay comentarios.: