ARCHIVO

viernes, marzo 23, 2007

El Auto de los Reyes Magos(Anónimo)



El Auto de los Reyes Magos es el primer ejemplo de teatro castellano, procedente de la Catedral de Toledo. Compuesto en la segunda mitad del siglo XII y copiado en las páginas sobrantes de un códice (Códice de la Bibl. Nac. de Madrid vª 5-9, letra de principios del siglo XIII). La lengua del fragmen
El "Auto De Los Reyes Magos" es un pequeño fragmento, de unos 147 versos, de autor desconocido y que los expertos en literatura medieval española datan en la segunda mitad del siglo XII. En él se narra el descubrimiento de la estrella de Belén por parte de los 3 sabios, su puesta en marcha en busca del Creador que ha nacido y su llegada hasta el mismísimo Rey Herodes, que tras escucharlos y desear su pronto regreso con nuevas sobre ese Rey que dicen ha nacido, los despide y llama a sus rabinos para conocer más acerca de lo que estos tres personajes le han contado.

Propio de la Edad Media, este auto tiene visos teatrales que originariamente debieron servir para ser representado en la Iglesia, junto con la propia homilía, y probablemente en latín. No obstante, con el tiempo saldrían de la Iglesia para ser representado en las calles, por medio de los trovadores.

Por esas características, el "Auto de Los Reyes Magos" es un texto propio del teatro medieval, así como por su relación con acontecimientos eclesiásticos relevantes, tal y como ocurre en este caso con la Navidad.

Sin lugar a dudas, es tan sólo una pequeña curiosidad, ya que no es habitual que el público en general se decante por este tipo de obras. No obstante, siempre es bueno abrirse a nuevos descubrimientos, nuevas tendencias, y desde luego éste es un buen ejemplo por el que se podría comenzar. Posiblemente más de uno se sorprenda.

-------------------------------------------------------------------------


AUTO DE LOS REYES MAGOS
-------------------------------------------------------- ------------------------

Personas que hablan en él:

GASPAR, rey
BALTASAR, rey
MELCHOR, rey
HERODES, rey
MAYORDOMO
SABIOS
Dos RABÍES


ESCENA I
GASPAR: Dios criador, ¡cuál maravilla!
¡No sé cuál es aquesta estrella!
Agora primas la he veida.
Poco tiempo ha que es nacida.
¿Nacido es el Criador
que es de las gentes señor?
Non es verdad, no sé qué digo.
Todo esto non vale un figo.
Otra noche me lo cataré.
Si es verdad, bien lo sabré.
¿Bien es verdad lo que yo digo?
En todo, en todo lo prohío.
¿Non puede ser otra señal?
Aquesto es y non es al;
nacido es Dios, por ver, de fembra
en aqueste mes de diciembre.
Allá iré [d]o que fuere, adorarlo he,
por Dios de todos lo tendré.
BALTASAR: Esta estrella non sé dond viene,
quien la trae o quien la tiene.
¿Por qué es aquesta señal?
En mis días non vi a tal.
Ciertas nacido es en tierras
aquel que en pace y en guerra
señor ha de ser de oriente,
de todos hasta en occidente.
Por tres noches me lo veré
y más de vero lo sabré.
¿En todo, en todo es nacido?
Non sé si algo he veído;
iré, lo adoraré
y pregaré y rogaré.
MELCHOR: Val, Criador, a tal facienda
¿fue nunca alguandre fallada
o en escritura trovada?
Tal estrella non es en cielo,
de esto soy yo buen estrellero;
bien lo veo sin escarno
que un hombre es nacido de carne
que es señor de todo el mundo.
Así como el cielo es redondo;
de todas gentes señor será
y todo siglo juzgará.
¿Es? ¿Non es?
Cudo que verdad es.
veer lo he otra vegada,
si es verdad o si es nada.
Nacido es el Criador
de todas las gentes mayor;
bien lo veo que es verdad,
iré allá, por caridad.


ESCENA II

(A BALTASAR)
GASPAR: Dios vos salve, señor; ¿sodes vos estrellero?
Decidme la verdad, de vos saberlo quiero.
¿Vedes tal maravilla?
Nacida es una estrella.
BALTASAR: Nacido es el Criador,
que de las gentes es señor.
Iré, lo adoraré.
GASPAR: Yo otrosí rogar lo he.
(A los otros dos)
MELCHOR: Señores, ¿a cuál tierra queredes andar?
¿Queredes ir conmigo al Criador rogar?
¿Habedes lo veído? Yo lo voy [a] adorar.
GASPAR: Nos imos otrosí, si le podremos fallar.
Andemos tras la estrella, veremos el lugar.
MELCHOR: ¿Cómo podremos probar si es hombre mortal
o si es rey de tierra o si celestial?
BALTASAR: ¿Queredes bien saber cómo lo sabremos?
Oro, mirra, incienso a él ofreceremos;
si fuere rey de tierra, el oro querrá;
si fuere hombre mortal, la mirra tomará;
si rey celestial, estos dos dejará,
tomará el incienso quel pertenecerá.
[LOS DOS]: Andemos y así lo fagamos.
ESCENA III
(GASPAR y los otros dos reyes a HERODES)

[LOS TRES]: Sálvate el Criador, Dios te curie de mal,
un poco te diremos, non te queremos al,
Dios te dé longa vida y te curie de mal;
imos en romería aquel rey [a] adorar
que es nacido en tierra, nol podemos fallar.
HERODES: ¿Qué decides, [d]ó ides? ¿A quién ides buscar?
¿De cuál tierra venides, o queredes andar?
Decidme vuestros nombres, nom los querades celar.
GASPAR: A mí dicen Gaspar;
este otro, Melchor; a aquéste, Baltasar.
Rey, un rey es nacido que es señor de tierra,
que mandará el siglo en gran paz, sin guerra.
HERODES: ¿Es así por verdad?
GASPAR: Sí, rey, por caridad.
HERODES: ¿Y cómo lo sabedes?
¿Ya probado lo habedes?
GASPAR: Rey, verdad te diremos,
que probado lo habemos.
MELCHOR: Esto es gran maravilla,
una estrella es nacida.
BALTASAR: Señal face que es nacido
y en carne humana venido.
HERODES: ¿Cuánto i ha que la visteis
y que la percibisteis?
GASPAR: Trece días ha,
y más non habrá
que la habemos veída
y bien percibida.
HERODES: Pues andad y buscad,
y a él adorad,
y por aquí tornad.
Yo allá iré,
y adorarlo he.
ESCENA IV
HERODES: ¿Quién vio nunca tal mal?
¡Sobre rey otro tal!
¡Aún non soy yo muerto
ni so la tierra puesto!
¿Rey otro sobre mí?
¡Nunca a tal non vi!
El siglo va a zaga;
ya non sé qué me faga.
Por verdad no lo creo
hasta que yo lo veo.
Venga mío mayordoma
que míos haberes toma.

(Sale el MAYORDOMO)

Idme por míos abades,
y por mis podestades,
y por míos escribanos,
y por míos gramtagos,
y por míos estrelleros,
y por míos retóricos;
decirme han la verdad, si yace en escrito,
o si lo saben ellos, o si lo han sabido.

ESCENA V

(Salen los SABIOS de la corte)

[LOS SABIOS]: Rey, ¿qué te place? Henos venidos.
HERODES: ¿Y traedes vuestros escritos?
LOS SABIOS: Rey, sí traemos,
los mejores que nos habemos.
HERODES: Pues catad,
decidme la verdad,
si es aquel hombre nacido
que estos tres reyes me han dicho.
Di, Rabí, la verdad, si tú lo has sabido.
RABÍ 1: Por veras vos lo digo
que no lo fallo escrito.
RABÍ 2: ¡Hamihalá! ¡Cómo eres enartado!
¿Por qué eres rabí llamado?
Non entiendes las profecías,
las que nos dijo Jeremías.
Por mi ley, ¡nos somos errados!
¿Por qué non somos acordados?
¿Por qué non decimos verdad?
RABÍ 1: Yo non la sé por caridad.
RABÍ 2: Porque no la habemos usada,
ni en nuestras bocas es fallada.

No hay comentarios.: